Fertilizantes

Fertilizantes

Filtros activos:

Los mejores abonos y fertilizantes para marihuana

Para lograr una cosecha abundante y de calidad, las plantas de cannabis necesitan diferentes vitaminas y nutrientes. Por eso, en herbalistgrow.es disponemos de un amplio catálogo en el que puedes encontrar grandes marcas de fertilizantes para marihuana como Atami, Biobizz, Canna, Cannabiogen, General Hydroponics, Green Hope, Grotek, Hesi, Hortifit, Metrop, Plagron, Top Crop o nuestros tan demandados kits de fertilizantes.

Y es que, la tierra de cultivo base tiene que enriquecerse a menudo con diversos nutrientes que habrá que aportarle en cantidades concretas. Además, también se deberá tener en cuenta la etapa en la que se encuentra la plantación, ya que no es lo mismo la fase de crecimiento que la de floración. En definitiva, se puede pensar en el fertilizante o abono como en el “suplemento alimenticio para las plantas” con el que se desarrollarán de forma correcta y frondosa. 

¿Qué son los abonos o fertilizantes para marihuana?

Un fertilizante o abono es un tipo de sustancia, de origen natural o químico, rica en nutrientes absorbibles por las plantas de cannabis. Gracias a ellos, se mejora la calidad del sustrato, y se optimiza el desarrollo de la plantación consiguiendo que el resultado de la cosecha sea de mayor calidad. 

Así, no hay que olvidar que, para poder desarrollarse correctamente, las plantas de marihuana necesitan, además del agua, el aire y el sol, más de 12 elementos nutritivos que deben encontrarse en forma de minerales en el suelo

¿Cuáles son los nutrientes que necesitan las plantas de cannabis?

Elementos primarios → Nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Se habla de fertilizantes NPK si los tres elementos se encuentran en el abono.

Elementos secundarios → Calcio (Ca), azufre (S) y magnesio (Mg)

Oligonutrientes o micronutrientes → Manganeso (Mn), hierro (Fe), molibdeno (Mo), sodio (Na), zinc (Zn), cloro (Cl), cobalto (Co), silicio (Si), cobre (Cu), vanadio (V) y boro (B).

Tipos de fertilizantes para marihuana

Como sabes, dependiendo del ciclo en el que se encuentre la plantación de cannabis se necesitará un tipo de fertilizante u otro. Esto sucede así porque en cada fase requerirá más de un mineral o de otro para crecer y florecer de manera adecuada.

Por este motivo se comercializan muchos tipos de abonos para marihuana. Todos los que se pueden encontrar en el mercado tienen el objetivo de aportar los nutrientes asimilables que necesitan las plantas para su correcto desarrollo durante las distintas etapas de crecimiento y floración. Escoger un tipo u otro va a depender de nuestras preferencias, nuestras necesidades y experiencia como cultivadores.

Fertilizantes para marihuana según la etapa en la que se encuentra la planta

Fertilizantes de crecimiento → Son fertilizantes ricos en nitrógeno, fósforo y potasio. Puede que también algunos microelementos. Se comienzan a usar cuando la planta solo tiene 2-3 semanas de vida, dependiendo de los abonos que tenga la tierra en la que estés cultivando, y se agregan al agua de riego o al sustrato durante toda la etapa de crecimiento.  

Ahora bien, recuerda no utilizarlos demasiado pronto ya que se corre el riesgo de quemar una planta pequeña muy rápido. Finalmente, se deja de utilizar en el momento en el que aparecen las primeras señales de los cogollos o bien cuando se cambie el ciclo en cultivos de interior. En nuestro catálogo podrás encontrar abonos de crecimiento orgánicos y abonos de crecimiento químicos.

Fertilizantes orgánicos de floración → Son abonos muy ricos en fósforo y potasio, los nutrientes que más demanda el cannabis durante su etapa de floración. Se deben añadir al agua de riego cuando comienzan a formarse los cogollos y se utilizan hasta unos 15 días antes de cosechar. Su objetivo es que los cogollos se desarrollen lo máximo posible y sean grandes, resinosos y pesados.

Fertilizantes para marihuana según su procedencia

Entre todas estas las marcas de nuestro catálogo, se pueden encontrar estos dos tipos de fertilizantes bien diferenciados. Además, estas dos categorías a su vez, podemos dividirlas en fertilizantes tanto biológicos, como minerales o químicos.

Los fertilizantes biológicos son nutrientes orgánicos que se caracterizan por ser productos de origen vegetal que han pasado por un proceso sintético. Una de las ventajas es que no generan residuos y, al ser un abono natural, las plantas lo absorben mejor. Este tipo de fertilizantes contribuyen a mejorar las propiedades físico/químicas de los suelos.

Los abonos químicos o inorgánicos son sustancias que contienen nutrientes saludables para las plantas de marihuana. Aunque son más efectivos que los biológicos, a la planta le cuesta más asimilarlos. Contribuyen a aumentar la cantidad de nutrientes del suelo, en especial el nitrógeno, fósforo o el potasio.

Para el cultivo de cannabis, es muy importante mantener la zona radicular bien alimentada, lo que no quiere decir que tengamos un exceso de humedad en la zona, para que nuestras plantas se hagan grandes. De esta manera nos podremos encontrar un gran resultado al cosechar.

Los abonos siempre deben mezclarse con el agua con el que regamos las plantas. También pueden agregarse de forma foliar, pero en dosis muy inferiores a las que se usarían mediante riego. No se recomienda realizar aplicaciones foliares de fertilizantes base sino más bien de estimuladores o demás revitalizantes.

Abona tus plantas de marihuana

Para la etapa de crecimiento de las semillas, el abono debe contener una cantidad mayor de nitrógeno. Sin embargo, para la fase de floración es mejor que contenga un aporte mayor de fósforo y potasio. El fósforo favorece la maduración del fruto y acentúa su perfume y sabor. El potasio, por su parte, se encarga de la multiplicación celular y de la formación de tejidos que hacen que la planta sea más fuerte. Para saber cuándo es el momento adecuado de aplicarlo, podemos fijarnos en que las plantas de marihuana hembras estén comenzando a echar los primeros pistilos. Los pistilos son los también denominados "pelillos blancos".

Antes de la cosecha, aproximadamente en las dos últimas semanas del cultivo, no es aconsejable abonar la planta. Lo que sí debemos hacer es un lavado de las raíces en la última semana.

Además de los abonos, es interesante aplicar a nuestras plantas en floración estimuladores o potenciadores de floración y las enzimas correspondientes que aceleren los procesos químicos que se producen en la descomposición.

En el mundo del cultivo de cannabis cada día se pueden encontrar más fertilizantes y abonos para las plantas de marihuana. En nuestro catálogo encontrarás marcas de confianza y calidad demostrada. Ante tanta variedad, para un recién iniciado en el tema puede que sea difícil saber para qué sirven, cuándo utilizarlo, qué cantidad, etc. Desde herbalistgrow.es estaremos encantados de solucionar todas tus dudas para que tu cultivo sea todo un éxito. 

No dudes en echar un vistazo a nuestro catálogo y hazte con los mejores abonos y fertilizantes para marihuana.