Abonos y Fitosanitarios

Filtro de productos

Abonos y Fitosanitarios

por página
Mostrando 1 - 18 de 26 elementos
Mostrando 1 - 18 de 26 elementos

En herbalistgrow nos preocupamos por el estado de salud de los cultivos de nuestros clientes. Mantener las plantas en perfecto estado de salud no es tan solo regarlas y podarlas cuando corresponda. Además es necesario aportarles los nutrientes extra que los sustratos no les puede dar. Ese empujón extra, solo se lo vamos a poder proporcionar mediante abonos, también llamados fertilizantes.

Del mismo modo, mientras las vemos creciendo, todo cultivador quiere ver sus plantas libres de plagas y enfermedades. Estos cuidados se los vamos a poder aportar mediante los fitosanitarios o plaguicidas, que son sustancias y preparados destinados a prevenir y eliminar los organismos nocivos que pueden actuar sobre los cultivos.

¿Qué son los productos fitosanitarios y para que se utilizan?

Tanto las enfermedades como la acción de agentes externos como podrían ser las bacterias, hongos y animales han afectado a los cultivos desde que el hombre comenzó a destinar recursos para sembrar y trabajar la tierra.

La aparición de malas hierbas, roedores, insectos entre otras formas de vida animal o vegetal, suponen un elevado coste en términos sanitarios y económicos que es imprescindible rebajar. De ahí que surja la necesidad de recurrir a la utilización de productos fitosanitarios.

Conocidos por otras denominaciones como agrotóxicos, plaguicidas o incluso ‘venenos útiles’, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye dentro de los productos fitosanitarios a coadyuvantes, desecantes, defoliantes y fitorreguladores como las fitohormonas que se emplean para regular el crecimiento de las plantas.

Aunque en muchas ocasiones se utilizan como sinónimos, la diferencia básica entre los productos fitosanitarios y los plaguicidas es que estos últimos engloban la utilizaciones de sustancias no agrícolas o vegetales. Debido a que la utilización más habitual de los plaguicidas es como productos fitosanitarios, los dos términos suelen utilizarse de manera idéntica. En términos más amplios, entran dentro de la categorización de fitosanitarios aquellas sustancias o mezclas de varias sustancias, que sirven para impedir la generación de enfermedades y plagas, así como para destruirlas o combatirlas.

¿Cuáles son los beneficios de los fitosanitarios?

La Asociación Europea para la Protección de las Plantas (European Crop Protection Association - ECPA por sus siglas en inglés), señalan que los productos fitosanitarios impiden que cada año se produzcan descensos en la producción de entre el 30 y el 40% de las producciones.

La lucha contra la acción de las plagas permite que el sector agrícola en su conjunto, mantenga una producción elevada y constante, contribuyendo a la reducción los costes que debe afrontar el consumidor final para que se garantice la calidad de los cultivos, y tanto la salud como el bienestar de la humanidad. Esta rebaja en los costes hace posible que cualquier bolsillo pueda plantearse realizar cultivos de calidad y con una buena cosecha al final del mismo.

La industria dedicada a la protección de cultivos mediante el uso de productos fitosanitarios pone en marcha soluciones basadas en la investigación y el desarrollo, así como en la aplicación de estudios científicos, para asegurar que los cultivos estén sanos, favoreciendo la obtención de una producción segura y saludable, siendo además de sostenible, asequible para todo el mundo. El uso responsable de tecnologías de protección de los cultivos es útil para fomentar una agricultura sostenible y con los mayores estándares de seguridad en el consumo.

La seguridad alimentaria se ha convertido en uno de los pilares básicos para la industria que se dedica a la protección de cultivos mediante el uso de lo productos fitosanitarios. Gracias a su correcta aplicación, sus beneficios frente a plagas y otros agentes hacen que los rendimientos que los cultivadores son capaces de obtener puedan aumentar de manera significativa.


Abonos y fertilizantes

Si conocemos la calidad del suelo o el sustrato que tenemos disponible y el estado de nuestras plantas, podremos saber o intuir si existe la necesidad de añadir nutrientes al suelo. También qué tipo de nutriente elegir, si fertilizante orgánico o inorgánico. Ambos presentan sus peculiaridades, las cuales es importante conocer para poder tomar decisiones con propiedad y así lograr enriquecer el suelo debidamente.

En ocasiones, nuestros clientes no saben con precisión cual es el problema que afecta a su planta y en consecuencia cual es el producto más adecuado para su control. En herbalistgrow contamos con un equipo de expertos que los asesorarán para que sepan cuál es la mejor solución para cada caso.